Todas las imagenes presentes en esta página web están protegidas por la ley sobre "el derecho de autor". Por lo tanto, no se permite la reproducción de su contenido, ya sea total o parcial, sin la autorización por escrito del autor.

UN BLOG SE ALIEMTA DE TUS COMENTARIOS, DEJA EL TUYO.
GRACIAS

jueves, 5 de febrero de 2009

La Furia de la Mar

La Mar, ese elemento tan importante que evoca sentimientos controvertidos según lo arraigado y lo que representa en la vida de las personas. Desde hace unas semanas nos azota una serie de temporales que están castigando con dureza nuestras costas, haciendo que la mar, esa fuente de vida, de disfrute en verano y de beneficios económicos para los que viven de ella, se muestre enfadada, enseñando su peor cara. Una mar que cuando se mira desde la costa no parece tan peligrosa, tan dura, pero a la que nadie es capaz de adentrarse por miedo a que lo engulla. Tiene una forma de avisar de sus intenciones, con olas, viento y una bravura sin igual, el agua se vuelve oscura, con abrumante espuma. A la misma vez que se muestra destructiva y peligrosa, muestra una belleza sin igual. Los contrastes de colores en las mezclas de nubes blancas y grises, con el color del mar, a veces azul o marrón y con el blanco de la espuma, creando una paleta difícil de imitar. Cuando pensamos en los perjuicios que causa la mar embravecida, pensamos en los económicos y nos olvidamos siempre de esos pequeños animales que viven de ella y que son castigados injustamente por vivir toda su vida mar adentro, las aves pelágicas, esas que son tan difícil ver a no ser que se den acontecimientos de este tipo. En estos momentos es cuando se movilizan esos locos de la naturaleza a observar especies que sería muy difícil de ver a no ser que viajes a sus colonias de cría, pudiendo disfrutar apasionadamente de imágenes naturales y ser partícipes de ellas. Es sorprendente ver como un págalo grande agarra fuertemente con el pico a una gaviota tridáctila hasta que vomita todo el pescado que tanto esfuerzo le ha costado conseguir para sobrevivir a tan duro temporal ,y lo hace a escasos 15 metros de las personas, ¡lo que puede hacer el hambre!. Os hago participes de estas imágenes que me ha regalado la naturaleza a la que estoy muy agradecido día a día por hacerme sentir parte de ella y enseñarme lo insignificante que podemos ser para ella.
Estas experiencias no hubieran sido lo mismo sin la compañía de Rocío Astasio, Jose Manuel Méndez, Jose Antonio Sencianes e Iván San Martín.


Alcatraz suspendido en el aire en el espigón de Marismas del Odiel
Nikon D300 objetivo sigma 50-500 f6,3

Gaviota tridáctila en la playa de Marismas del Odiel
Nikon D300 objetivo sigma 50-500 f6,3

Págalo grande comiendo una sepia en la playa de Doñana
Nikon D300 objetivo sigma 50-500 f6,3

Gaviota polar en la playa de Marismas del Odiel
Nikon D300 objetivo sigma 50-500 f6,3
Playa del acantilado del Asperillo
Nikon D300 objetivo sigma 50-500 f6,3
Gaviota enana joven en Marismas del Odiel
Nikon D300 objetivo Nikon 300 f2,8
Fulmar boreal en la playa de Doñana
Nikon D300 objetivo sigma 50-500 f6,3

La Mar embravecida en la costa de Doñana
Nikon D300 objetivo sigma 50-500 f6,3